Reportaje a Alex Reina

Alejandro Reina es un actor madrileño que tiene ideas y valores tan firmes como necesarios en la época que estamos viviendo. Saltó a la fama cuando confirmaron que daría vida a Lucas en la serie “Skam España”, pero lleva estudiando y preparándose para el mundo de la interpretación, del baile y del canto desde hace muchos años. También ha formado parte de una obra de teatro llamada “Bisturí”, que destaca por su buen humor, la crítica social y la necesidad de denunciar problemas tan importantes como la falta de amor propio como consecuencia de la dependencia emocional que se puede llegar a tener en algunas relaciones. En la entrevista del reportaje hemos hablado con él sobre su carrera profesional, los proyectos que tiene a la vista y sobre distintos problemas sociales que, desgraciadamente, están a la orden del día.

Elan Cultural: buenos días Alex. Antes de verano estuviste haciendo una obra de teatro, Bisturí, interpretando a Pablo. ¿Cómo definirías a este personaje?

Alex Reina: Pablo es un personaje que ha tenido una vida en la que ha estado más centrado en su aspecto físico que en su aspecto interior, tanto que ha llegado un punto en el que se llega a ver una gran falta de amor propio en sus relaciones afectivas. Es una historia muy bonita porque sirve de ejemplo de muchísimas relaciones tóxicas en las que una de las dos partes de la pareja tiene una dependencia emocional muy fuerte, así que es capaz de hacer cualquier cosa, incluso si para eso tiene que pasar por encima de sus propias voluntades con tal de poder ganarse a su pareja y tenerle feliz. Es una crítica muy bien hecha y, en mi opinión, muy bonita.

Elan Cultural: todos los personajes de “Bisturí” giran en torno a este gran problema, la falta de amor propio, pero es una crítica traída desde el humor, no es una obra seria para nada.

Alex Reina: sí, la verdad es que ese humor crítico es el punto clave que ha hecho que la obra se gane al público. Todo se toma desde un punto humorístico, pero también desde el crítico, lo que provoca que tengas una sensación agridulce.

Elan Cultural: ¿cómo te llegó la propuesta para participar en “Bisturí” y qué partes de Alex podemos ver en Pablo, tu personaje?

Alex Reina: conocí esta obra porque me escribió una amiga, Alba Planas, para comentarme que un amigo suyo tenía una obra de teatro y que yo le interesaba para representar a un personaje. Me leí la obra y me enamoré al momento, la verdad. En cuanto a la concepción del personaje puedo decir poco porque la obra ya estaba escrita, pero para poder construirlo como actor, no me resultó difícil porque, honestamente, he pasado por una ruptura hace no demasiado tiempo y me parecen maravillosas las referencias que hay en la obra de lo que pudo ser mi relación y su momento final. En parte comparto ciertas cosas con Pablo, como la de la dependencia emocional, que creo que en realidad todos hemos pasado por ahí en algún momento de la vida. A mí esta obra me ha venido al dedillo.

Alex reina

Elan Cultural: “todo el mundo me dice todo el rato que de amor nadie se muere. Pues yo creo que sí, que yo me voy a morir”. Es una de las frases del monólogo de Pablo. ¿Estás de acuerdo con tu personaje? ¿Crees que se puede morir de amor?

Alex Reina: no. Entiendo que Pablo en ese momento piense que se va a morir, que es lo que se puede llegar a sentir cuando te deja una persona a la que literalmente quieres más que a ti mismo, porque lo único que te queda es sufrimiento y vacío. No puedes ocupar ese hueco y ese vacío con amor propio porque no te queda, no tienes de eso. Creo que de amor nadie se muere, pero que el vacío que sentimos por nuestra falta de autoestima puede hacernos pensar que sí.

Elan Cultural: pienso igual, que la gente de amor no se muere, pero, hilándolo con la actualidad, desgraciadamente sí hay gente que muere porque hay otros que no les dejan amar libremente. Esto es algo que se ve mucho mejor en el personaje que interpretas en Skam, Lucas, que en Pablo. ¿Qué crees que ha supuesto Lucas como personaje ficticio para personas que viven en el mundo real y que se ven en su situación?

Alex Reina: cuando hablo de estas cosas siempre me emociono. Hoy en día sigo recibiendo mensajes de chavales que me cuentan que les han dicho a sus padres que han salido del armario gracias a Lucas y me parece maravilloso. Yo he tenido un entorno favorable aunque tardase en salir del armario, pero solo el hecho de pensar que esa serie y ese personaje le han hecho el camino más fácil a algunas personas que no lo han tenido tan sencillo, hace que me levante feliz cada día.

Elan Cultural: choca un poco ver que hay gente que piensa que agresiones homófobas como la que tuvo Lucas son exageradas y que no se ciñen a la realidad cuando este tipo de noticias están, por desgracia, a la orden del día. ¿Por qué crees que la gente no quiere admitir que seguimos viviendo en una sociedad con mucha homofobia?

Alex Reina: no sé si es que esa gente no quiere admitirlo, si no quiere verlo, si no quiere renunciar a sus privilegios… no sé, pero me parece que negar algo así es no querer abrir los ojos. Yo mismo viví una agresión muy parecida a la que grabé en la secuencia de Skam y recuerdo haberlo pasado muy mal mientras grababa porque el simple hecho de ver a un actor con un chaleco acercarse a mí mientras me llamaba maricón me hacía recordar todo lo que he vivido en mi pueblo. No sé, es que me cuesta mucho entender por qué hay gente que niega que estas cosas siguen pasando. Es verdad que España es de los países más tolerantes en cuanto al colectivo, pero eso no quita que no siga habiendo agresiones, que no siga habiendo homofobia, que no siga habiendo transfobia… Todo eso está a la orden del día, y más ahora que hay nuevos grupos políticos que no solo niegan toda esta violencia, y ya saliéndome del colectivo LGBTI, sino también la violencia machista y racista.

Elan Cultural: bueno, nuevos partidos políticos y otros no tan nuevos que pactan con ellos y les dan alas con tal de gobernar. Volviendo a esa escena de Lucas, ¿cómo fue tu preparación emocional para poder grabarla?

Alex Reina: es que realmente la escena del puñetazo no me costó mucho porque no tuve que trabajarla: ese miedo y esos nervios me salían solos, no tenía que actuarlos. A mí el miedo me venía solo y el corazón se aceleraba con nervios y terror reales porque por mucho que sepa que estoy delante de un actor haciendo su trabajo, cuando escucho la palabra “maricón” con esa agresividad se me vienen a la mente muchas cosas.

Elan Cultural: es una pena que estas cosas pasen, y además pueden darse en cualquier sitio y a cualquier edad. Tú has estado dando clases de ballet desde muy pequeñito. ¿Llegaste a vivir malos momentos por bailar siendo un chico?

Alex Reina: sí; de hecho, por eso tardé en salir del armario. Me torturaron con esas cosas desde niño. Es que desde muy pequeño ya me llamaban maricón y me hacían rechazar mi feminidad, así que aunque teniendo una familia increíble y unos amigos increíbles que siempre me han apoyado en todo y que me hubieran apoyado a muerte si hubiese salido del armario a los catorce, yo con esa edad estaba más centrado en tener que demostrar a la gente que no tenía por qué ser gay que en ser yo mismo. Quería demostrar que la orientación sexual no está relacionada con el ballet o con cualquier otra cosa que te guste, no quería darles la razón, no quería tener que llegar a decirles que era gay cuando habían estado usando eso en mi contra durante tanto tiempo. Más tarde me di cuenta de que estaba perdiendo el tiempo y que esa gente no se merecía absolutamente nada.

Elan Cultural: es muy importante que cada uno salga del armario cuando se sienta preparado, no necesariamente hay que hacerlo cuando la persona en concreto tenga clara su orientación sexual porque puede tener unas consecuencias y porque, muchas veces, lo que más cuesta no es el saber las cosas, sino asumirlas y aceptarlas. Es todo un proceso muy complejo.

Alex Reina: sí. Cada uno tiene su proceso y pensar que todos los procesos son iguales es un error. De hecho, se dan muchos casos de chavales que piensan que están teniendo buenos consejos de otras personas, como un “hazlo público cuanto antes” o un “venga, de una, manda un mensaje en grupo” y no, tío, cada uno lo hace de una forma y no todo el mundo tiene un entorno favorable. Pienso que cada uno tiene un mundo, unas ideas y un proceso, y querer adelantar o controlar el proceso de una persona es lo peor que puedes hacer porque lo único que consigues es que la persona tenga aún más miedo. Te pongo un ejemplo muy claro: yo me pasé desde los tres años hasta tercero de la ESO en un colegio concertado. Allí me hacían bullying, me rechazaban por ser gay aunque ni siquiera había salido del armario. Me pasaron a cuarto de la ESO a un colegio de Vespertino porque yo tenía conservatorio por la mañana, y por la tarde todos eran bailarines. Pasé de estar en un entorno en el que me llamaban maricón como insulto a un entorno en el que daban por hecho que era maricón y me lo decían como algo natural, sin ninguna maldad, pero sin tener en cuenta que podían estar haciendo algo mal. Yo empecé allí diciendo que no, que no era gay, y ellos me decían “pero cómo no lo vas a ser, si tienes una pinta de maricón que no puedes con ella”. No me lo decían con hostilidad o para ofenderme, era solo que para ellos era normal decir la palabra maricón a una persona que piensan que lo es, y eso es igualmente malo porque me hizo huir, lo pasaba mal porque estaba en medio de un proceso muy difícil. Por un lado estaba la homofobia, y por otro estaba la gente que cree que todos los procesos son iguales cuando no es así. Hay que ponerse en todas las pieles y tener empatía.

Elan Cultural: en general hace mucha falta que las personas se escuchen entre ellas para saber qué necesita el otro. A lo mejor lo que el otro necesita es tiempo para que, en algún momento, decida salir del armario.

Alex Reina: claro, es que como si quieres quedarte así media vida. Obviamente esa persona lo va a estar pasando mal, pero no vas a obligar a una persona a hacer algo que no quiere, y si la intentas obligar, vas a conseguir el efecto contrario: que le dé aún más miedo.

Elan Cultural: afortunadamente, este tipo de agresiones físicas y verbales no han hecho que dejes de hacer ballet, que dejes de actuar o que dejes de luchar por cumplir tus metas, pero, ¿qué han llegado a hacer en ti este tipo de situaciones? ¿Qué han construido dentro de ti?

Alex Reina: diría que intentar ayudar a la gente y escucharles más, pero sinceramente, creo que no ha cambiado nada en mí porque si mañana me vuelven a amenazar o a pegar por la calle voy a seguir teniendo el mismo miedo. Hay gente que piensa que si viene un grupo de homófobos se van a defender, y sí, puedes pensarlo y decirlo, pero cuando te vienen cuatro o cinco tíos por la calle, te amenaza uno de ellos y ves que están los otros detrás… a mí me han llegado a escupir en pleno orgullo por estar liándome con un chico apartado en una esquina de una discoteca. Me escupieron, y cuando fui a encararme me dijo uno con otros cuatro detrás de él: “di algo y te parto la cara”. ¿Qué haces ahí? Pues dejas que te escupan, te mueres de vergüenza y dejas que se vayan. ¿Qué voy a hacer frente a esas situaciones? No se trata de que la gente del colectivo aprenda a reaccionar, se trata de que esa gente homófoba se deconstruya, no yo y me respete por ser quien soy.

Elan Cultural: es difícil que eso ocurra cuando hay tantas personas en medios de comunicación importantes o en partidos políticos negando este tipo de agresiones. Hace poco Isabel Díaz Ayuso dijo que las últimas agresiones a gente del colectivo no son rasgos de homofobia, que son casos concretos, y en el programa de Ana Rosa Quintana le dan la razón.

Alex Reina: claro. Por poner otro ejemplo, Ayuso hace poco se unió a VOX en el tema del pin parental; ha dicho que está en contra de las charlas LGBT en colegios porque cree que en la libertad de una familia para elegir qué educación deben recibir sus hijos. Coño, lo que está queriendo hacer es cerrar las charlas de educación precisamente a quien más las necesita. Yo voy a seguir siendo como soy, pero quizás uno de los hijos de esas familias que no quieren que se le den este tipo de charlas, se pase la vida pensando que hay algo mal en él cuando no es así, o puede que esas charlas le hagan ver a otro que yo soy una persona normal y que gracias a ellas mañana no me escupa por la calle si me ve con otro chico. Esas charlas no adoctrinan a nadie, como ellos dicen, simplemente dan la oportunidad de aprender que ser de otra forma es igual de válido.

Elan Cultural: volviendo a Lucas de Skam España, quería comentar que me gustó mucho que tuviera una historia desarrollada que contar, y lo recalco porque en el mundo del cine y de las series muchas veces da la sensación de que meten a personajes del colectivo que realmente no tienen ninguna historia que contar: su único papel es hacerle ver al espectador que son del colectivo y ya. Es cierto que personajes como Lucas no son así, pero, ¿crees que esto sigue pasando u hoy en día este tipo de personajes tipo tan vacíos están dejando de aparecer?

Alex Reina: creo que todavía queda muchísimo camino. Sigo viendo muchísimas tramas que solo giran entorno al hecho de que el personaje es gay y ya está, no tiene más que ofrecer. De hecho, en mi TFG trato los personajes LGBT que aparecen en la historia de los musicales y de la ficción y sobre cómo ha ido evolucionando poco a poco, y la realidad es la que tú has dicho: la mayoría de sus tramas se centran en el hecho de que son LGBT. ¿En qué parámetros sociales afectan estos personajes? Porque si solo cuentas esa parte, basas toda una trama en un puro estereotipo, no hay nada más en ellos, son personas vacías. Es como si pones en una peli a una persona negra y su trama entera se basa en que es negra, pues está fatal. Pienso que todavía queda, y que aunque vayan saliendo cositas, sigue siendo muy raro encontrar historias en las que un chico es gay y le pasan cosas que no tengan absolutamente nada que ver con que sea gay. De hecho si me pongo a pensar en pelis o series que cumplan esto, no podría decirte casi ninguna así de primeras.

Elan Cultural: ¿y por qué crees que sigue ocurriendo? ¿Por qué los guionistas, directores y productores no se atreven a construir a personajes así?

Alex Reina: yo creo que la sexualidad sigue marcándose muchísimo en la personalidad de las personas, obviamente, pero que lo que importa de verdad en este caso concreto es en cómo te ve el resto. En el instituto, por ejemplo, cuando se ponen etiquetas para juzgar a la gente, tú ya estás clasificándoles. Eso se hace también en la ficción. El típico modelo de protagonista siempre es un hombre cis hetero blanco, y cuando hay algo que se sale de la norma, hay que destacarlo porque va a vender más, se va a hablar más de ello, y puede ser que aún no se atrevan a crear historias de gente LGBT que vayan más allá del “es gay” o “es lesbiana” porque lo que quieren quienes hacen las pelis y series es vender, y lo que más vende muchas veces es un atributo concreto de una persona y no su historia. Creo que todo lo que se sale de la norma es una trama nueva que contar, pero es que a estas alturas lo que queremos no es que se cuenten las historias que vivimos por ser de esta manera, sino lo que vivimos también fuera de eso. Que haya niños de diez años que viendo una peli puedan decir: “anda, mira, este personaje es gay, pero vive una vida normal”.

Elan Cultural: retomando el tema de tus asuntos profesionales, ¿qué estás preparando de cara al futuro más cercano?

Alex Reina: estamos pensando en alargar “Bisturí” porque mucha gente ha dicho que se les queda algo cortita de duración, y estoy en un proyecto nuevo de teatro que ahora mismo no puedo decir cuál es, pero ahí está.

Elan Cultural: haces teatro musical, pero es imposible encontrar nada en internet en donde cantes o bailes.

Alex Reina: ya, es verdad. Es que de danza no he subido casi nada, no sé por qué. Me fui del conservatorio a los diecisiete años, aunque antes tampoco había subido demasiado. Cantando tengo algún vídeo en Instagram, pero tampoco le doy demasiada importancia porque quiero enfocarme más en la interpretación. Si me salieran proyectos en los que pueda combinarlo todo, pues genial, pero no me veo dedicándome exclusivamente al canto o al baile, sino como disciplinas que complementan a la interpretación.

Elan Cultural: hemos hablado de temas muy importantes y parece que tienes las ideas súper claras. ¿Alguna vez te has planteado el intentar escribir algo sobre estos temas para llevarlo a la pantalla o al teatro?

Alex Reina: sí. Precisamente Campu, el director de la obra de “Bisturí”, y yo habíamos pensado contar ciertas vivencias que he tenido en mi vida, pero que no giren entorno al hecho de ser gay, sino a lo que eso conlleva en una vida de una persona más. Intentaríamos reflejar todas estas cosas de alguna forma, pero es algo que está en proceso, tenemos varias ideas pero tenemos que ver qué formas les damos para que encajen en un mismo puzzle.

Elan Cultural: ¿hay alguna vivencia concreta que sepas que quieras meter en ese proyecto?

Alex Reina: son muchas cosas, se me vienen anécdotas y cosas brutas. Queremos contar cómo un chico homosexual vive su sexualidad, pero que la historia no vaya sobre que sea gay, sino que sea una persona que tiene una sexualidad concreta y vive su vida.

Elan Cultural: hay un tema tabú del que absolutamente nadie habla nunca, y es que la gente conocida y con repercusión también quiere conocer personas nuevas con distintos fines y usa aplicaciones para conseguirlo. En tus redes sociales has hablado varias veces sobre experiencias que has tenido en Tinder, Grinder, etc. Tú, que eres un personaje público y la gente te conoce, ¿no tienes miedo a que se te juzgue, se te critique y se te insulte por tener este tipo de aplicaciones?

Alex Reina: me da exactamente igual. ¿Qué me van a decir? ¿Qué soy un guarro? Pues me gusta disfrutar del sexo, sí, y no me importa que la gente sepa que me gusta disfrutar del sexo porque es algo que disfruta todo el mundo. No me gusta estar escondiéndome: si a mí me apetece conocer chicos, y no necesariamente para tener sexo con ellos, puede ser para lo que sea, ¿por qué no lo voy a hacer? Si hay aplicaciones que me lo ponen más fácil, pues lo hago, y que me digan lo que quieran, que el que saca provecho de ello soy yo.

Elan Cultural: pues sí. Como dijo una sabia, “free marketing”, que hablen.

Alex Reina: (risas) eso, eso, como dijo Tania, que me encanta.

Elan Cultural: ¿te gustaría despedir la entrevista lanzando algún mensaje concreto?

Alex Reina: hay que vivir y dejar vivir, es el resumen de todo. Me lo he pasado súper bien haciendo el reportaje y os agradezco a todos el trato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies