Entrevista a Israel del Amo

Hace unos años Israel del Amo decidió irse de Zaragoza, su ciudad natal, para asentarse en Madrid e intentar conseguir una oportunidad que le permitiera hacer realidad el sueño que lo ha estado acompañando desde que era niño: vivir de la música. El cantante, compositor y profesor de canto acaba de lanzar el primer sencillo del que será su segundo álbum de estudio. “Venus (Murallas)” es una declaración de intenciones se mire por donde se mire: Israel ha apostado por un sonido nuevo, fresco y elegante que va acompañado de un mensaje que lo representa de pies a cabeza. El videoclip del tema está lleno de metáforas y símbolos que además de ser muy representativos y profundos, son una delicia estéticamente hablando. Hemos estado con él para hablar de este “Venus (Murallas)”, del disco que está por venir, “La luz que escondimos”, y de otros asuntos relacionados con la carrera de Isra.

Elan Cultural: buenos días, Isra. Estamos aquí para presentar tu nuevo sencillo, “Venus (Murallas)”. ¿Cómo estás?

Israel del Amo: muy bien, muy contento de estar aquí con vosotros.

Elan Cultural: si no me equivoco, vas a sacar un disco cuyas canciones van a ir encaminadas hacia un mismo concepto. ¿Cómo surgió esa idea y en qué punto de la historia nació este primer sencillo?

Israel del Amo: pues en realidad “Venus” no nació para ser el primer single del disco. Ya teníamos grabadas las diez canciones del álbum y no sabíamos si al final íbamos a sacar también este tema, pero empezamos a hacer pruebas y al final Ricky Furiati, mi productor, me llamó para decirme que tenía terminado el tema, que fuese a escucharlo para ver si me gustaba, y me encantó. La escuché y decidí que tenía que ser el single, cambié los planes por completo. Tenía decidido cuál iba a ser el primer single, el videoclip, el concepto… pero llamé a mi equipo y aunque les volví locos, me dijeron que tenía razón, que ese era el tema que tenía que sacar.

Originalmente nació con el nombre de “Murallas”, pero como este proceso ha tardado tanto, me ha dado tiempo a investigar dentro de mí qué es lo que quería transmitir además de música, porque creo que la música debe tener un mensaje. Después de mi paso por Factor X tuve que hacer un proceso personal muy tocho porque allí me hundieron: me sentí utilizado a nivel profesional y, personalmente hablando, dejé de entender lo que significaba la música para mí. La música pasó a ser ansiedad y depresión, no quería cantar. Al final quise llevar a cabo este proyecto poco a poco y defender un mensaje a nivel personal más que a nivel musical. Desde pequeño siempre he sido una persona muy extraída en mis pensamientos y siempre me han dicho que debería bajar de planeta en el que esté, que parece que siempre estoy en otros mundos. Pensando en esto, caí en la cuenta de que el momento en el que estoy más fuera del planeta es cuando me siento a componer, así que he querido hacer una referencia a esto que siempre me ha pasado y que siempre me ha costado tanto entender de mí mismo, aunque creo que ya lo he entendido y me he aceptado tal y como soy, y he hecho referencias a distintos planetas en cada una de las canciones del disco.

Elan Cultural: ¿todo planetas? Con diez canciones que tendrá el álbum, no me salen las cuentas.

Israel del Amo: bueno, puede que haya puesto alguna constelación o alguna otra cosa también (risas). El caso es que he relacionado la historia de la canción con un astro, y en este caso he relacionado “Murallas” con el planeta Venus porque habla del deseo sexual, la atracción hacia una persona y sobre el amor. He querido relacionar los mensajes de todas las canciones con planetas, como en “Tu frialdad”, que la he relacionado con Saturno porque se comió a sus hijos y no se me ocurre nada más frío que eso. Al final está todo muy hilado, es todo muy místico y personal. Cuando salga el disco verás todos los planetas, verás al Sol y el nombre original de la historia que yo he sentido en ese planeta.

Elan Cultural: ¿cómo vas a intentar plasmar todo lo que me acabas de contar en la portada del disco?

Israel del Amo: como te decía, este es un proyecto muy personal y al haberme criado en un ambiente tan místico, que, por si no lo sabías, mi madre echaba las cartas y tiene premoniciones, pues todo este rollo es como mi religión, como mi mundo. En la portada del single salgo boca abajo para representar a una de las cartas del Tarot, la de El Colgado.

Elan Cultural: ¿por qué esa carta te representa?

Israel del Amo: no es que me represente, es solo que tiene que ver conmigo porque es algo con lo que he vivido desde pequeño, es una forma de homenajear de dónde vengo. Quería hacer pinceladas también a esa parte de mis orígenes, ya lo veréis en el segundo videoclip. También representa para mí el momento en el que me planteé qué es lo que quería hacer con la música. En ese programa me dieron la vuelta y se me cayeron todos los bolsillos, se cayó todo lo que fui generando durante años y no sabía ni cantar.

Elan Cultural: ¿ese homenaje al pasado tiene algo que ver con el que será el título de tu disco, “La luz que escondimos”?

Israel: eso es. Nosotros hicimos el disco con Ricky Furiati, pero yo tengo a mis compis de siempre, Cristian García Ferreiro y Alberto Vela. Siempre tocamos juntos y siempre les enseño mis temas, y al tenerlo ya todo prácticamente hecho, vi una foto mía de niño y me di cuenta de que tenía el ceño fruncido con solo siete añitos, y de pronto me vi diciéndole a ese chiquitín que cuánta luz habíamos estado escondiendo en todos estos años. De ahí salió el nombre del disco, del mensaje a mi mini-yo.

Elan Cultural: el título dice “escondimos”, no “escondemos”. ¿Ya no sientes que estés escondiendo tu luz? ¿Te sientes liberado?

Israel: totalmente. Es la primera vez en muchos años en la que disfruto de verdad del proceso de hacer algo, y no me refiero solo a nivel musical. He disfrutado mucho y tengo que darle las gracias a Cristian por tanto apoyo que me ha dado. Ha sido un proceso lento, pero muy bonito.

Elan Cultural: bueno, muchas veces pensamos que tenemos que ser productivos al cien por cien en todo momento, que tenemos que hacer las cosas lo antes posible. Al final somos nosotros quienes deben marcar sus propios tiempos para que las cosas salgan bien y para no perder ni el rumbo ni la ilusión.

Israel: sí. Creo que la exigencia con uno mismo es buena, pero hasta cierto punto. Si el programa me machacó tanto no fue por las pretensiones que tenía, que las tenía porque me vendieron muchísimo la moto, pero no fue por eso. Lo que más me machacó fue que utilizaran mi vida personal cuando yo llevo muchísimos años intentando ser lo más profesional posible. Tener mi primera oportunidad televisiva, estar delante de Laura Pausini, que es como mi segunda madre desde que tenía siete años, ver que usaban mis vivencias personales para hacer tele y encima desidealizar a algunas personas, hizo que me desencantara de todo. Por si acaso, quiero comentar que la desidealización de Laura Pausini no tiene nada que ver con ella, es solo que al llevarme una experiencia tan negativa del programa estando ella en medio de todo por ser una de las caras visibles, fue inevitable que sintiese una desidealización. Fue como un desamor hacia este mundo, salí de allí pensando en lo mal que habían hecho al utilizar tantas cosas de mi vida privada y eso acabó haciendo que no entendiese el hecho de haber estado luchando tantos años para dedicarme a ese mundo.

Elan Cultural: el mundo de la música engloba muchas cosas. Supongo que a todos los artistas les encantaría llenar un Wizink o un Palau Sant Jordi, pero, ¿realmente es ese el verdadero éxito? Se puede vivir de la música de muchas otras formas: además de cantar, compones para otros, eres profe de canto… ¿Crees que la felicidad que sientes ahora y que no veías antes tiene que ver con un cambio de prioridades relacionadas con el mundo de la música?

Israel: es muy guay que me hables de esto. Yo llevo un año viviendo dedicándome solo a la música. Soy profe de canto, y para mí no es como un trabajo porque dar clase es un gustazo, es como si no trabajara porque me encanta. Esto pasó hace un año porque aposté por algo y gracias a ello he conseguido dedicarme a la música, y la verdad es que soy feliz. Todo esto se lo digo siempre a mi familia, que me pregunta mucho cómo estoy porque antes siempre era muy ansioso con esto de la música, y la verdad es que yo ya estoy muy feliz con lo que tengo dedicándome a lo que me dedico. Todo lo que me llegue va a ser un plus, pero yo ahora estoy estable y contento. Es verdad que me encantaría llenar un Wizink, pero no es una prioridad ahora mismo.

Elan Cultural: claro. Es muy bueno seguir teniendo ambiciones, pero hay que tener cuidado con caer en el suicidio emocional con tal de llegar a ellas. El punto medio siempre suele ser el más acertado.

Israel del Amo: eso mismo. “¿Hasta dónde estarías dispuesto a dar por la música?”. Una vez me hicieron esa pregunta y fue cuando me planteé que no, que no estoy dispuesto a todo.

Elan Cultural: ¿podría decirse que esa pregunta supuso el nacimiento de “La luz que escondimos”?

Israel del Amo: sí. A raíz de esa pregunta empecé a plantearme cuáles eran mis prioridades en la vida, qué es lo que realmente quería… eso me dio calma, y gracias a eso, he estado preparando durante dos años un proyecto sin ansiedad, sin pasarlo mal y disfrutándolo todo. Para mí el éxito es todo eso.

Elan Cultural: la calma y el tener los pies en la tierra son temas que parecen haber sido muy importantes para ti en estos años. ¿Vas a hablar de ello en alguna canción? ¿Con qué planeta lo relacionas?

Israel del Amo: hay un tema que de hecho es el segundo single, que es “La Tierra”, que habla sobre una reflexión muy interna de todo esto. No trata exactamente de lo que has dicho, pero sí habla de mi proceso de evolución. Se llama “Donde nunca vi” y es una reflexión de todo aquello que no he visto en mi vida por haber estado buscando fuera de mí cuando todo el tiempo ha estado en mi interior. Es el tema más introspectivo.

Elan Cultural: al principio de la entrevista decías que ya hay un videoclip del segundo single. ¿Cómo vas a trasladar esa reflexión tan abstracta y profunda en un vídeo?

Israel del Amo: lo tenemos ya rodado y creo que es increíble. Es un concepto muy fuera de lo comercial y es una movida porque he querido representar mis 31 años de vida en un videoclip. Vivir lo que yo viví en pleno rodaje, en las escenas que el equipo de arte y producción crearon, fue tremendo. Estaba metidísimo en la historia. Terminé el rodaje en una sala de croma y me llegué a creer tanto lo que estaba viviendo allí que fue como una terapia de años en un psicólogo. Me reencontré conmigo mismo y con algo que veréis y me sentí el tío más afortunado del mundo por haber vivido algo así. Para mí esto no es un disco, es mucho más.

Elan Cultural: de todos los planetas que se relacionan con tus canciones, ¿con cuál te quedarías?

Israel del Amo: yo creo que con La Tierra porque es el que tanto me ha costado conocer y en el que tanto he tardado en entender que es en el que estoy. Estoy aquí, aquí pasa todo y al fin lo he entendido.

Elan Cultural: ahora hablas de tener los pies en La Tierra, pero hace unos años hablabas sobre ciertas “Señales”, tu anterior disco. ¿Por qué has decidido quitarlo de Spotify?

Israel del Amo: como buena noticia, te comento que solo lo hemos quitado de Spotify, en el resto de plataformas aún se puede escuchar. ¿Qué ocurre? Que en este proceso por el que he pasado en silencio, he entendido la vida y la música de otra manera. Estoy muy orgulloso del lugar del que vengo, pero yo ahora soy una persona diferente y esas canciones me han dejado de identificar, así que decidí borrarlo porque no me representan ni las canciones, ni el mensaje, ni la energía que tenía entonces, ni en el género.

Elan Cultural: ¿te costó decirle adiós a esta etapa?

Israel del Amo: no. Lo que me costó fue entenderme a mí mismo, entender qué es la música, entender qué es lo que ha pasado… pero despedirme de ese trabajo no me ha costado. Puede seguir escuchándose en otras plataformas, pero es difícil que vuelva a cantarlas en un concierto. Quizás alguna balada, pero el resto… difícil.

Elan Cultural: al final si un cantante no está cómodo con ciertas canciones, no tiene por qué cantarlas, que antes de artistas sois personas y no está bien pediros hacer cosas que no queréis. Que la gente escuche tus nuevas canciones y las disfrute tanto o más como las antiguas.

Israel del Amo: eso es. Espero que les guste más porque es lo que ahora siento, es el mensaje que estoy defendiendo y quiero que llegue. Es muy distinto al mensaje de antes, la energía es muy distinta y de verdad que espero que guste.

Elan Cultural: antes de despedir la entrevista, ¿te gustaría decirle algo a los lectores de Elan Cultural?

Israel del Amo: me gustaría que escuchasen “Venus (Murallas)” y que si les gusta, me sigan en las redes, soy @israeldelamo. Ser artista independiente cuesta mucho y agradezco un montón cualquier apoyo que llegue. Quiero dar las gracias a una persona en especial: yo estoy haciendo esto con una gran inversión económica y no porque salga de mi bolsillo, sino porque hay un productor ejecutivo que apostó por mí hace unos años y gracias a él estoy haciendo todo esto. Quizás sin él no estaría en la música, así que le estoy eternamente agradecido a Eduardo Soto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies